El reciclaje "se hace oír" en la Universidad Carlos III de Madrid

0
17
  • reciclaje "se hace oír" Universidad Carlos III Madrid
  • Música e ingeniería se unen a través de un espectáculo que tiene lugar el próximo 2 de abril en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). El nexo de unión: el reciclaje. El objetivo: construir toda una orquesta de sonidos con objetos desechables gracias a la integración entre arte y ciencia.

Este evento, "Torn de nit", es una creación científico-musical que tiene como finalidad la concienciación en la necesidad de reciclar el material de la sociedad de consumo. Se celebra el próximo fin de semana en el Auditorio del campus de Leganés de la UC3M, que recoge el testigo escénico de la música para construir un espectáculo divulgativo de la ciencia que hay detrás del reciclaje.

La intención de este evento es dar a conocer entre la comunidad universitaria y a la sociedad en general, no sólo este espectáculo, si no la relación entre arte y tecnología, que históricamente han ido de la mano. "En la antigua Grecia, por ejemplo, se utilizaba el mismo término: τέχνη (téchni) para referirse a las creaciones artísticas que, además, siempre han requerido de cierto uso de tecnología, de conocimiento artesanal, de maña, de... ingenio (y de ahí ingeniería, que en inglés es “engineering” y, por tanto, relacionada también con el término anglosajón “engine”, esto es, motor)", explica Javier Fernández de Gorostiza, que es técnico de apoyo a la investigación del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UC3M.

Se pueden encontrar otros ejemplos de esta intensa relación a lo largo de la historia. En el caso de la robótica, un campo de la ingeniería caracterizado por su alto grado de multidisciplinariedad, el origen del término "robot" se encuentra en la obra teatral R.U.R, de Karel Capek (1921), en la que Robota es un término checo para designar una especie de esclavo que realiza un trabajo pesado e incluso inmoral. Otro ejemplo es el invento de la “pastilla electromagnética, que permitió la aparición de la guitarra eléctrica, que junto con los amplificadores de válvulas de vacío pudo dar comienzo a un nuevo estilo musical: el rock, una de las primeras músicas electrónicas", añade el ingeniero.

El reciclaje de los objetos desechables es una forma de estar en el mundo

El arte también encuentra inspiración en la tecnología, como se demuestra en obras como las del artista plástico inglés Giles Walker, que ha implementado robots-escultura o instalaciones robóticas utilizando maniquíes, motores de elevalunas de coche y otros materiales de desguace. En obras como la de Daniel Canogar se pueden encontrar también casos de recuperación de material “inútil”, como DVDs usados tirados a la basura que se reconvierten en una obra de arte y, por tanto, en un objeto de valor. "El recurrir al reciclaje - comenta Fernández de Gorostiza - puede favorecer enormemente la creatividad, puesto que el objeto que se recupera supone así un marco delimitado, unos límites dentro de los cuales el artista o ingeniero se mueve para realizar su creación". 

Una fábrica de galletas con mucha música 

En este sentido, la obra “Torn de nit” se inicia ante el desmontaje de una línea de producción de una fábrica de galletas y gracias al trabajo de la compañía CaboSanRoque, que desde hace una década experimenta nuevos sonidos a partir de instrumentos inventados, surgidos de objetos cotidianos tan diversos como máquinas de coser, lavadoras, grapadoras o piezas de mobiliario en desuso. De material reciclable, en definitiva. Este colectivo ha reaprovechado gran parte del material mecánico de las máquinas de la fábrica para construir una orquesta mecánica completa, con sección de vientos, cuerdas y percusión. Los pistones, electroválvulas, poleas, motores y cintas transportadoras que se habían pasado los últimos veinticinco años produciendo galletas, se recombinan para construir un nuevo fragmento de fábrica, dedicada ahora a la producción de música.

En este espectáculo, el funcionamiento irracional de la línea de producción transformará el mundo repetitivo, funcional y aséptico de la fábrica en diferentes espacios que son metáfora del subconsciente del operario. Será la propia maquinaria con sus movimientos mecánicos la que nos transportará hacia estos espacios de huida mental que acechan al operario que pasa horas y años repitiendo los mismos movimientos frente a una carrera de galletas.

El reciclaje de los objetos desechables es una forma de estar en el mundo. Esa es al menos una de las cosas sobre las que pretende hacer reflexionar esta iniciativa, que representa un testimonio de una forma de habitar un planeta como la Tierra. En los últimos años, el trabajo del grupo CaboSanRoque se ha desarrollado alrededor de las capacidades expresivas musicales y escénicas de instrumentos mecánicos automáticos y su combinación con intérpretes humanos.

Comentarios