Greenpeace lucha contra la avalancha plástica de las empresas con un dragón gigante en Rocadragón

0
15
  • Greenpeace lucha avalancha plástica empresas dragón gigante Rocadragón
  • Greenpeace instala en San Juan de Gaztelugatxe (escenario real de Rocadragón en la serie Juego de Tronos) un enorme dragón para denunciar la avalancha de plásticos al mar.
  • La organización arranca esta semana el tour MALDITO PLÁSTICO con el que recorrerá la geografía española denunciando la insostenibilidad del usar y tirar.
  • Haciendo un guiño a la serie, los activistas han desplegado una pancarta en la que se leía ‘Plastic is still coming’ para instar a que las marcas más contaminantes dejen de “escupir” sus envases de un solo uso.

Sobre la Entidad

Greenpeace
Greenpeace es una organización independiente, política y económicamente, que utiliza la acción directa no violenta para atraer la atención pública hacia los problemas globales del medio ambiente e impulsar las soluciones necesarias.

El mes que viene se estrena la última temporada de Juego de Tronos y, ante la enorme expectativa mundial, Greenpeace se ha desplazado hasta San Juan de Gaztelugatxe (en Bermeo, Vizcaya), localización de Rocadragón en la serie, para llamar la atención sobre una amenaza mucho más real que los caminantes blancos: la avalancha plástica. La última temporada que queremos estrenar es la del usar y tirar.

Una docena de personas han sido necesarias para instalar este enorme dragón de más de 4 metros, que simboliza a las marcas productoras de envases. La producción de plásticos se acercará en 2020 a los 350 millones de toneladas (un 900% más que en 1980). La mayoría de los envases de plástico que llenan nuestros contenedores y vertederos, nuestros ríos, costas y océanos, provienen de grandes empresas que venden productos de consumo “rápido”.

Las principales empresas productoras, y por lo tanto, las que más contribuyen a la contaminación por plásticos son Coca-Cola, Pepsi, Mars, Danone, Nestlé, Unilever, Mondelez, Colgate-Palmolive, Procter & Gamble, y Johnson & Johnson. Estas marcas obtienen miles de millones de euros de beneficios cada año con los plásticos que comercializan y los productos que estos contienen, mientras que la ciudadanía tiene que pagar y gestionar los impactos derivados de su producción y uso. A pesar de las medallas que estas y otras muchas marcas se siguen atribuyendo con respecto al fomento de una economía circular, realmente no tienen objetivos claros para reducir la cantidad de artículos de plástico de un solo uso que producen, ni comparten sus datos ni compromisos, lo que socava su credibilidad.

Las soluciones que se exploran se basan principalmente en la reciclabilidad y el reciclaje, cuando por sí solos estos son absolutamente insuficientes. Los sistemas de gestión de residuos y los ecosistemas de todo el mundo están ahogándose bajo la producción masiva anual de estos envases, que sigue en aumento. Solo en 2015 se produjeron 161 millones de toneladas de envases de plástico alrededor del mundo que se usaron durante menos de 6 meses antes de ser desechados.

Solo en Europa, anualmente se generan unos 25,8 millones de toneladas de residuos de plástico y menos del 30 % de ellos se recogen para su reciclado. De hecho, se calcula que sólo el 9% del plástico mundial se ha reciclado. Y en España la realidad también está muy por debajo de lo que dicen las cifras oficiales. Casi el 80% de los envases acaban en vertederos, incinerados o arrojados al medio ambiente.

Greenpeace desarrollará, durante todo el mes de marzo, distintas acciones de sensibilización en el marco del tour MALDITO PLÁSTICO. Para hablar de las trampas del reciclaje, Greenpeace presenta este jueves 7 (10:30h) su informe “Maldito plástico: Reciclar no es suficiente”, en el espacio Muelle 36 (c/ Hilarión Eslava 36, Madrid)

Habrá, en el mismo lugar, a partir de las 11:30h talleres experienciales para conocer el impacto real del plástico y los microplásticos.

¨No queremos que las marcas se sigan escondiendo detrás del reciclaje, ni que se sigan haciendo lavados de cara limpiando playas, ni que sustituyan el plástico por cualquier otro material que también sea de un solo uso. Queremos que verdaderamente se responsabilicen eliminando sus envases de usar y tirar e invirtiendo en nuevos modelos que nos permitan adoptar un sistema de envases reutilizables, rellenables, o retornables¨ declara Alba García, responsable de la campaña de plásticos en Greenpeace España.

Al mismo tiempo, Greenpeace demanda que los gobiernos y la sociedad civil apoyen la transición hacia un futuro sin plásticos y que tomen medidas inmediatas para facilitar la total transformación de nuestro actual y único sistema de envasado. Los gobiernos no están haciendo todo lo que está en su mano para exigirles responsabilidades a estas empresas, y hasta que esto no cambie, las empresas seguirán eludiendo su responsabilidad en los productos que venden, y la desplazarán a las personas consumidoras, que apenas tienen alternativas reales.

¿Conseguiremos que esta sea la última temporada del plástico desechable?

Comentarios