El penal de Monterroso consigue disminuir la cantidad de comida que acaba en la basura

0
12

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
12
  • penal Monterroso consigue disminuir cantidad comida que acaba basura
  • En el marco del proyecto “La comida no se tira”, la institución ha llevado a cabo un ambicioso plan de acción en el que, además, ha contemplado la promoción de una dieta equilibrada y saludable entre los internos.
  • Los distintos colectivos que integran el centro, coordinados por Pedro Cantero, Director de la Escuela de Adultos, participan activamente en esta iniciativa, contribuyendo a dar respuesta a uno de los grandes objetivos del Parlamento Europeo: reducir el desperdicio alimentario en un 30% para el año 2025 y en un 50% para 2030.
  • El seguimiento diario de los alimentos que se tiran constituye una de las tareas incluidas en esta iniciativa, que se complementa con una serie de actividades didácticas en forma de charlas y encuentros protagonizados por expertos de distintos campos que indagan en el valor de la comida desde diferentes perspectivas.
  • La próxima cita estará protagonizada por la secretaria general de Cáritas Lugo, quien abordará los pormenores de la crisis alimentaria en la Sociedad Española.
  • La firme apuesta por la sostenibilidad define el carácter diferenciador del centro monterrosino, punto de referencia en el sector y todo un ejemplo y modelo a seguir en el ámbito de la reinserción social.

En el marco del proyecto “La comida no se tira”, iniciado en octubre del pasado año, el centro penitenciario de Monterroso (Lugo) ha conseguido disminuir la cantidad de comida que acaba en el cubo de la basura, contribuyendo así a dar respuesta a uno de los grandes objetivos del Parlamento Europeo: reducir el desperdicio alimentario en un 30% para el año 2025 y en un 50% para 2030.

Los datos, todavía provisionales, alientan el éxito de una iniciativa que emergió tímidamente, dado su carácter singular al llevarse a cabo en un centro de características especiales en el que conviven muchas personas de diferentes culturas, pero que, poco a poco, ha ido ganando fuerza.

Su puesta en marcha no fue tarea fácil, tal y como reconoció en diversas ocasiones su alma mater, Pedro Cantero, Director de la Escuela de Adultos. Requería de la implicación de toda la comunidad del penal y exigía una buena comunicación previa de su alcance para facilitar la comprensión del mismo y propiciar así la activa participación de los internos y profesionales de la institución. El fin último estaba perfectamente definido: poner en valor la comida, toda vez que se trata de un bien que no está al alcance de todo el mundo.

Planning formativo

A través de jornadas informativas y formativas impartidas por técnicos especializados al servicio de Sogama, donde se enmarcaba la problemática asociada al desperdicio alimentario y sus graves consecuencias desde el punto de vista ambiental, económico y social, se fue dando forma a un programa que Cantero y sus colaboradores han diseñado a medida, incluyendo en el mismo la importancia de seguir una dieta equilibrada, baja en grasas y rica en vitaminas.

El espíritu del proyecto fue perfectamente interiorizado en el centro y, a partir de ahí, se comenzó a trabajar en un plan de acción que ya está dando sus primeros resultados, calificados como satisfactorios. Con tal fin, se hace un seguimiento diario de la cantidad de alimentos que se consumen y se tiran, pero, no conformes, cubren fichas en las que se registran todos los datos de interés: qué es lo que se tira, por qué, cuáles son las razones, alternativas, etc.

La iniciativa ha calado de tal forma, que ya son los propios alumnos de la escuela y muchos internos los que asumen el rol de educadores, llevando a cabo una tarea de concienciación dirigida a sus compañeros a fin de que se impliquen al máximo y contribuyan también al mayor aprovechamiento de los alimentos.

La expectación creada en torno a la temática ha llevado a que, a lo largo de todos estos meses, el centro penitenciario haya venido organizando diferentes encuentros para “alimentar” todavía más el plan de acción.

Así, se contó con la participación de Celia, una nutricionista adscrita a los servicios médicos, que impartió una clase sobre alimentación sana y equilibrada, abundando en la importancia de las dietas en función de las características individuales de salud. Por su parte, Conchita, lingüista y filóloga, habló de la comida en la literatura española, mientras que diferentes profesionales abordaron los hábitos alimenticios en las civilizaciones. Las alocuciones de todos ellos fueron complementadas con la rueda de los alimentos y los productos de temporada, que corrió a cargo del equipo docente.

Ya desde una dimensión más técnica, se están desarrollando otras charlas ligadas a la problemática de los insecticidas y fertilizantes, los alimentos transgénicos y la gastronomía en las diferentes culturas, sociedades y religiones, alentando el respeto y la tolerancia hacia la diversidad.

Próximamente, la secretaria general de Cáritas Lugo explicará los pormenores de la crisis alimentaria en la Sociedad Española. Una ponencia en torno a la cual se ha creado mucha expectación debido al gran interés que entraña. La razón es evidente: se están tirando a la basura cantidades ingentes de comida mientras millones de personas en todo el mundo pasan hambre.

El aderezo de esta secuencia de intervenciones vendrá de la mano del Cine-fórum, a través del cual se contemplan extractos de películas con imágenes sobre los orígenes de la presencia culinaria en el cine y la gastronomía como temática recurrente en el séptimo arte.

Centro modélico

Los pormenores de este programa marco de acción, junto con la experiencia acumulada del centro penitenciario de Monterroso en el ámbito del compostaje doméstico y el vermicompostaje, así como en la agricultura ecológica, fueron expuestos recientemente por Pedro Cantero, Director de la Escuela, y Víctor Fraga, Director de Programas, en la Facultad de Formación del Profesorado, donde los universitarios pudieron conocer de primera mano los proyectos de sostenibilidad que lleva a cabo un centro único y pionero que ya se ha convertido en punto de referencia y modelo a seguir en el ámbito de la educación, la formación y la reinserción social.

Comentarios