"El principio de proximidad rige en gran medida la ubicación de las plantas de compostaje"

0
7
  • " principio proximidad rige gran medida ubicación plantas compostaje"
  • Así lo manifestó en Radio Voz el Director General de Sogama, Isidro García Téllez, donde explicó el alcance y operativa de la planta de compostaje industrial que la entidad ha construido en el vertedero de residuos no peligrosos de Areosa (Cerceda-A Coruña).
  • Dará servicio a los municipios que se encuentren en un radio de acción de 45 kilómetros, debiendo éstos ajustarse a las condiciones de adhesión publicadas en el DOG el pasado mes de enero.
  • Dado que los ayuntamientos adscritos deberán encargarse de la dotación de los nuevos contenedores marrones para la fracción orgánica, así como de la recogida y transporte, el contrato a formalizar con Sogama por este concepto tendrá unas condiciones económicas más ventajosas.
  • Precisó que, si bien el compostaje industrial está muy vinculado a núcleos urbanos, la empresa también se ha encargado de dar cobertura al ámbito rural a través de un ambicioso programa de compostaje doméstico que ahora combina con un piloto de vermicompostaje.

Sobre la Entidad

SOGAMA
La Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA) es una empresa pública autonómica, creada en el año 1992 por el Decreto 111/1992 de la Xunta de Galicia, y adscrita a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas.
7

En declaraciones a Radio Voz, el Director General de Sogama, Isidro García Téllez, explicó el alcance y características de la planta de compostaje industrial que la empresa pública ha construido en el vertedero de residuos no peligrosos de Areosa (Cerceda-Coruña) y que fue visitada el pasado 9 de febrero por la Conselleira de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, Beatriz Mato, cita a la que no faltaron una quincena de alcaldes y representantes locales de los ayuntamientos más cercanos.

García Téllez enmarcó la puesta en marcha de esta instalación en la legislación emanada de Europa, mencionando expresamente el Plan Estatal Marco de Residuos 2016-2022, el Paquete Europeo de Economía Circular, el Plan Autonómico de Gestión de Residuos Urbanos 2010-2020 y, por supuesto, la Estrategia Española de Economía Circular, cuyo proyecto se encuentra en fase de exposición pública.

En este sentido, se refirió a los objetivos comunitarios contemplados para el año 2020, y que se traducen en un 50% de reciclado, además de un menor vertido y una  mayor valorización material de los residuos.

Y en este nuevo escenario, Sogama, tal y como aseguró, “ya ha hecho los deberes”, toda vez que, en breve, pondrá en marcha una planta de compostaje industrial con capacidad para 15.000 toneladas anuales y en la que tratará la materia orgánica procedente de la recogida selectiva de los municipios más próximos y que estén situados en un radio de acción de 45 kilómetros aproximadamente. La previsión es que la instalación produzca cada año entre 3.000 y 4.000 toneladas de compost de buena calidad.

En 2019, la Sociedade Galega do Medio Ambiente se posicionará entre las plantas de sus características más grandes y eficientes de Europa

El proceso, tal y como detalló, es muy sencillo. Tras un tratamiento inicial de retirada de impurezas, el material entra en una etapa de fermentación, que dura del orden de 7-8 semanas, pasando luego a otra de maduración, con igual período de tiempo, y concluyendo con la propia de cribado y separación. Es aquí donde se obtiene el compost fino, que será el que se utilice en el área de jardinería y agricultura, y otro más grueso destinado a usos alternativos.

Las condiciones de adhesión a esta planta ya fueron publicadas en el Diario Oficial de Galicia en enero del año en curso, pudiendo destacarse, entre otras cuestiones, la cantidad de impropios admisibles en la materia orgánica procedente de los ayuntamientos, que en ningún caso podrá superar el 15% de cara a garantizar el correcto rendimiento de la infraestructura.

Dado que los ayuntamientos deberán asumir algunas responsabilidades tales como la dotación de contenedores de color marrón para el depósito de la fracción orgánica, encargándose igualmente de las labores de recogida y transporte, el precio que deberán pagar a Sogama en concepto de entrega de materia orgánica será más económico que el que rige para la bolsa negra. No obstante, la compañía ayudará en la tarea informativa, formativa y de concienciación ciudadana a través de distintas campañas orientadas a conseguir una buena selección de la parte orgánica de los residuos.

Compostaje doméstico y vermicompostaje

El directivo de Sogama precisó que, si bien el compostaje industrial está muy vinculado a núcleos urbanos, la empresa también se ha encargado de dar cobertura al ámbito rural a través de un ambicioso programa de compostaje doméstico al que se han adherido más de 230 entidades, entre ayuntamientos, centros educativos y colectivos sociales, habiendo repartido más de 7.000 compostadores. Asimismo, señaló que, aunque de forma piloto, se ha iniciado igualmente en el vermicompostaje, una operativa protagonizada por lombrices de tierra sobre la que se han proyectado grandes expectativas, toda vez que da lugar a un abono que incluso puede llegar a superar las bondades del compostaje doméstico, dotando al suelo de una mayor esponjosidad y lo prepara para tener una mayor resistencia frente a plagas y enfermedades.

Ampliación de alta eficiencia 

En otro orden de cosas y, respecto a la ampliación del complejo medioambiental, Isidro García manifestó que la primera fase de la obra ya se inició el pasado mes de octubre, previendo que la nueva planta de selección de envases esté culminada a finales de este año, momento en el que se pondrá en marcha la segunda etapa, que consistirá en la remodelación de la actual planta de reciclaje, tratamiento y combustible.

Así las cosas, en 2019, la Sociedade Galega do Medio Ambiente se posicionará entre las plantas de sus características más grandes y eficientes de Europa, y, por supuesto, la más grande de España, y lo hará, además, incorporando tecnologías pioneras y de última generación con las que incrementará de forma sustancial la valorización de materiales y reducirá el vertido, dando así respuesta a las demandas y exigencias propias de un modelo de desarrollo circular hacia el que Galicia ya transita.

Comentarios