Más de 16 millones de prendas tienen una nueva vida gracias a Humana

0
13
  • Más 16 millones prendas tienen nueva vida gracias Humana
  • La Fundación recupera en España 8.120 toneladas de ropa usada durante el primer semestre para promover su reutilización y reciclado.

Sobre la Entidad

HUMANA FUNDACIÓN PUEBLO PARA PUEBLO
Humana Fundación Pueblo para Pueblo promueve la protección del medio ambiente desde 1987 a través de la reutilización de textil y lleva a cabo programas de cooperación en África, América Latina y Asia así como proyectos locales en España.
13

Humana Fundación Pueblo para Pueblo, organización que desde 1987 promueve la protección del medio ambiente a través de la reutilización de textil y lleva a cabo programas de cooperación en África, América Latina y Asia así como de apoyo local en España, ha recuperado 8.120 toneladas de textil usado en España durante el primer semestre de 2018. Este registro equivale a 16,8 millones de prendas a las que Humana da una nueva vida y que son reintroducidas en el mercado a través de la reutilización o el reciclaje.

Las prendas proceden de los 5.500 contenedores donde se deposita la ropa, el calzado, los complementos y el textil de hogar que ya no utilizamos y a los que Humana da una segunda vida. El servicio de recogida del textil es gratuito y representa un ahorro importante en los gastos de recogida y eliminación de residuos sólidos urbanos.

La reutilización y el reciclaje de textil contribuyen al ahorro de recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Las 8.120 toneladas recogidas de enero a junio representan un ahorro de 25.734 toneladas de CO2 a la atmósfera, cosa que el planeta agradece.

El potencial de aprovechamiento del residuo textil es enorme

Un activo que genera progreso

Elisabeth Molnar, directora general de Humana Fundación Pueblo para Pueblo, agradece la solidaridad de la ciudadanía: “A medida que aumenta la recogida selectiva del residuo textil también crecen las posibilidades de reutilizar esas prendas o bien de recuperar las materias primas. El residuo textil se convierte en un recurso con una segunda vida y así contribuimos a la sostenibilidad del planeta. Las prendas desechadas son un activo que, gestionado con vocación social, se convierte en motor de progreso en España y de generador de fondos para la cooperación al desarrollo en el hemisferio Sur”.

Molnar advierte, sin embargo, de que “aún queda camino por recorrer”. “Apenas se recupera un 10% de todas las prendas que los españoles desechamos anualmente, lo que significa que administraciones, organizaciones y ciudadanía debemos redoblar los esfuerzos para lograr una mayor conciencia sobre la importancia de colocar el residuo textil en el contenedor adecuado para que pueda tener una segunda vida”, indica.

El motivo para el optimismo es que la Unión Europea (UE) obliga a la recogida selectiva de residuos textiles antes del 1 de enero de 2025, lo que impulsará a los ayuntamientos, que son los responsables de la gestión de residuos, a potenciar el reciclaje y la reutilización de ropa y calzado.

Y es que el potencial de aprovechamiento del residuo textil es enorme: más del 90% de las prendas usadas son susceptibles de tener una segunda vida a través de la reutilización o el reciclaje. Pasar de un modelo de economía lineal a circular es imprescindible para la sostenibilidad de la industria de la moda y, por extensión, para el planeta.

Jerarquía de gestión de residuos

Las prendas depositadas en los contenedores de Humana tienen dos destinos: el 61% se trata en las plantas de preparación para la reutilización de la Fundación (tres: en Madrid, Barcelona y Granada) y el resto se vende a empresas de reutilización y reciclaje.

Las prendas tratadas tienen los siguientes destinos:

  • El 61% se prepara para la reutilización: el 15% se destina a las tiendas secondhand de Humana en España y el 46% se exporta, principalmente a África, para ser vendido a precios de mercado para generar recursos para la cooperación al desarrollo.
  • El 29% se encuentra en un estado que no permite su reutilización por lo que se vende a empresas de reciclaje textil para que elaboren otros productos como mantas, aislantes o trapos para la industria de automoción.
  • El 1% son residuos impropios (plástico, cartón, otros) que se ponen en manos de gestores autorizados correspondientes.
  • El 9% se envía a un centro de tratamiento de residuos para su disposición final: son productos que no se pueden reutilizar, ni reciclar ni valorizar energéticamente.

Comentarios