¿Cómo gestionar los puntos limpios?

0
15
  • ¿Cómo gestionar puntos limpios?
    Punto limpio de reciclaje de residuos urbanos en Galapagar, Madrid. (CC/Wikipedia)
  • La sesión técnica Puntos limpios de Conama 2018 debatirá sobre el futuro de los puntos limpios y mostrará buenas prácticas sobre cómo redefinir, modernizar y gestionar mejor dichas instalaciones.

Sobre la Entidad

Fundación CONAMA
La filosofía de la Fundación Conama es crear puntos de encuentro donde escuchar a todos y promover la colaboración entre los diferentes interlocutores del sector ambiental para establecer redes que permitan avanzar en un desarrollo sostenible.
15

Tradicionalmente, al pensar en un punto limpio se nos viene a la cabeza ese lugar, a veces lejano, donde dejar los residuos que no sabemos clasificar en el cubo. Un cajón de sastre en el que te despides tanto de un televisor antiguo como de un armario.

Pocas veces pensamos que, en realidad, un punto limpio puede ser mucho más que eso. Puede ser el centro de recogida de numerosos materiales útiles para el reutilizado o el lugar donde aprender sobre medio ambiente.

Con el objetivo de acercar este tipo de instalaciones a la ciudadanía, Conama 2018 albergará la sesión técnica Puntos limpios (ST-26), en la que se describirá la situación actual de los puntos limpios en España y se presentarán experiencias que pretenden mejorar su eficiencia y favorecer actividades sociales y ambientales.  

Además de ello, se fomentará el debate sobre cómo los puntos limpios pueden servir de herramienta para cumplir con la Estrategia Europea de Economía Circular, donde se establece que, para el año 2035, se deben reutilizar o reciclar hasta un 10% de los residuos destinados a vertederos generados ese año.

Un punto de encuentro social y ambiental        

Los puntos limpios son instalaciones de titularidad municipal que se presentan como elemento clave dentro de la gestión global de los residuos domiciliarios. Tal y como explica Laura Rubio, miembro del comité organizador de la sesión y directora técnica de la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS), las instalaciones y naturaleza de los puntos limpios pueden dar pie a numerosas iniciativas.           

“Los puntos limpios tienen muchas posibilidades. En AERESS creemos que pueden ser un espacio de referencia donde se haga una recogida separada de los distintos flujos y una correcta gestión. Además de ello, pueden suponer un espacio de sensibilización donde se reparen materiales o haya tiendas de segunda mano con materiales recuperados. Aunque parezca difícil, este tipo de acciones ya están teniendo lugar en algunos puntos de la geografía española y podremos verlas durante el congreso”, afirma.              

Este es el caso de Ambiteca de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), gestionada por la Fundación Engrunes y cuya foto aparece al comienzo de este artículo. La Ambiteca es una instancia municipal transformada en un punto limpio que  alberga uun esoacio de intercambio de materiales de segunda mano y un aula ambiental con talleres, huerto urbano, gallinero y zona infantil de juegos.

Los puntos limpios carecen de una normativa que afecte a todo el Estado, es decir, no hay un modelo de cómo tiene que ser.

Además de esto, Laura Rubio defiende que otro de los retos vinculados a los puntos limpios es la inserción de personas en riesgo de exclusión social. “Según hemos podido observar, el de los residuos es un sector de oportunidades de empleo para personas en esta situación”. Una iniciativa de este tipo se ha puesto en práctica en los puntos limpios de la ciudad de Burgos, donde para combatir la exclusión social se han integrado en sus instalaciones parados de larga duración y personas mayores de 40 años.  

Otra de las experiencias sociales innovadoras que se están llevando a cabo en España es la del punto limpio de Viladecans (Barcelona), donde, entre otras actividades, el ciudadano tiene la opción de hacerse con el carné de usuario del punto limpio y obtener descuentos de hasta el 14% en la tasa metropolitana de tratamiento de residuos (TMTR).

No obstante, para llegar a este tipo de transformaciones, otros muchos puntos limpios aún deben hacer frente a numerosos desafíos, como la eficiencia de la recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, los residuos sanitarios de ámbito doméstico y la mejora en la información de los usuarios, entre otros.       

La eficiencia de la recogida de residuos 

Uno de los primeros retos a los que se enfrentan los puntos limpios actualmente y, al que se hará referencia en Conama 2018, es la falta de homogeneización de la legislación española. “Los puntos limpios carecen de una normativa que afecte a todo el Estado, es decir, no hay un modelo de cómo tiene que ser y qué debe ir a un punto limpio o un ecopunto. Únicamente hay leyes sobre cómo gestionar algunos tipos de residuos, como pueden ser los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE)”, explica Luis Ricardo Izquierdo, miembro del comité organizador de la sesión y director técnico de los servicios de medio ambiente del Ayuntamiento de Fuenlabrada.       

El reciclaje de los aparatos electrónicos es muy importante ya que éstos tienen componentes peligrosos como materiales pesados o gases a presión que pueden afectar gravemente al medio ambiente. Concretamente, en el último Estudio de Puntos Limpios realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en 2017, el único que existe sobre la materia, se destacó que, en el 39% de esos puntos limpios estudiados los grandes electrodomésticos se lanzaron al contenedor, en lugar de ser recogidos para una valoración adecuada, tal y como exige la normativa.    

En el congreso se explicarán las barreras y oportunidades que han surgido para adaptarse al reciclaje de los RAEE en el punto limpio del Ayuntamiento de Fuenlabrada. Según explica Izquierdo, para conseguir aplicar el Real Decreto 110/2015 se tienen que hacer adaptaciones en las instalaciones y el personal que conllevan una fuerte inversión económica. “Desde el Ayuntamiento, al igual que ocurre con otros residuos, entendemos que quien tiene que pagar la adaptación son los productores y los sistemas integrados de gestión que tienen encomendada como responsabilidad recuperar los aparatos eléctricos y electrónicos”, asegura.

Por otro lado, el director técnico destaca los buenos resultados de haber aplicado el decreto sobre la adaptación de los puntos limpios para conseguir una recogida óptima de residuos electrónicos y eléctricos. “La adaptación del punto limpio ha mejorado objetivamente los datos de recogida y esperamos que nuestra experiencia pueda ayudar al resto de municipios a cumplir esta norma y ayudar al medio ambiente”.           

La problemática de los residuos sanitarios domésticos              

La gestión de los residuos sanitarios en los puntos limpios será también uno de los ejes de la sesión técnica. Según explica Lluch Hernández Gil, responsable del sistema de gestión ambiental de Madrid Salud, el Decreto 83/1999 de la Comunidad de Madrid considera como residuos sanitarios todos aquellos, cualquiera que sea su estado, generados en centros sanitarios, incluidos los envases, y los residuos de envases, que los hayan contenido.

Para el año 2035, se deben reutilizar o reciclar hasta un 10% de los residuos destinados a vertederos generados ese año.

“Esta definición genera dos tipos de problemas. En primer lugar, hace que residuos como sábanas o un vaso de plástico deban ser tratados como sanitarios, cuando estos deberían ser tratados para su reciclaje normal. El segundo problema es que este término deja fuera a los residuos médicos que se producen en los hogares, como las jeringuillas utilizadas por los diabéticos”, añade. 

Gestionar estos residuos de manera adecuada es muy importante ya que algunos de ellos contienen materiales plásticos o metálicos que se podrían tratar y reciclar de forma segura. “Uno de los pasos para conseguirlo sería, o bien que los centros sanitarios los recogieran o habilitar un espacio en el punto limpio donde los usuarios pudieran depositarlos adecuadamente”, defiende la responsable de Madrid Salud.          

En este sentido, se hace esencial reforzar la información y concienciación desde los propios centros de salud, los pacientes, las administraciones y los gestores de residuos. “En Conama nos gustaría explicar la experiencia de la recogida de residuos de este tipo en Madrid centro, concienciar de este problema del que apenas se habla y extender las buenas prácticas a todos los puntos limpios del territorio”, afirma Lluch Hernández.

Más información y concienciación

Por último, cabe mencionar que uno de los problemas clave de los puntos limpios es la falta de información clara y la necesidad de un registro centralizado de las instalaciones de este tipo en España. Hasta ahora únicamente existe el buscador global de puntos limpios generado por la organización OCU. Sin embargo, aunque este permite identificar dónde están, no permite estudiar y analizar su gestión, extraer conclusiones y formular políticas en relación a ellas.

Como vemos, los puntos limpios son entidades esenciales para llegar a una economía circular, tal y como lo exige la Unión Europea y nuestro medio ambiente. Sin embargo, la falta de normativas, registros y financiación ha dificultado su pleno desarrollo. Por eso esperamos que la sesión técnica de Conama ponga las diferentes problemáticas sobre la mesa y ayude a llegar  a un consenso que dé una nueva vida a los puntos limpios.

Comentarios