Palma propone prohibir la distribución de bolsas de plástico ligeras en los comercios

0
8
  • Palma propone prohibir distribución bolsas plástico ligeras comercios
  • Se solicita al Ministerio de Medio ambiente que se opte por la eliminación de la distribución de bolsas a los comercios y que se obligue a las administraciones públicas a hacer Planes de prevención y reducción de residuos

Sobre la Entidad

Ajuntament de Palma
Ayuntamientod e Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, regido por el alcalde Mateo Isern. Su objetivo es dar un impulso en el desarrollo económico y social que proyecte la ciudad hacia la excelencia y hacia el futuro.
8

El área de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal del Ayuntamiento de Palma presentó el 23 de enero alegaciones al Proyecto de Real decreto sobre reducción del consumo de las bolsas de plástico. Este proyecto de Real decreto se aprobó el pasado día 2 de diciembre y ha sido sometido al correspondiente periodo de información pública hasta ayer, cuando se presentó el correspondiente escrito de alegaciones.

Este Decreto está en la línea de la Directiva Europea que obliga los estados a tomar medidas dentro del año 2016 para reducir el uso de bolsas a partir de 2018. Se puede consultar aquí.

Uno de los puntos alegados va en la línea del que se ha incororado a la nueva ordenanza municipal, la prohibición de la distribución de bolsas de plástico ligeras en comercios y otras actividades económicas. Al proyecto de Real decreto no se opta por la prohibición, se ha optado por cobrar una cantidad por cada bolsa que se sirve a los clientes. Desde el Ayuntamiento de Palma se considera más positivo y más efectivo optar por la prohibición de la distribución de las bolsas de plástico ligeras desechables.

Así mismo se ha alegado para que el Real decreto habilite al resto de administraciones para poder aplicar medidas más detalladas o restrictivas a las establecidas por el propio decreto. En esta línea se propone que el Real decreto obligue a todas las administraciones públicas del Estado, Comunidades Autonómicas y administraciones locales, a definir y ejecutar Planes de Prevención y Reducción de envases y sus residuos.

 Desde el Ayuntamiento de Palma se considera más positivo y más efectivo optar por la prohibición de la distribución de las bolsas de plástico ligeras desechables

Por otro lado se solicita que el periodo de adaptación a la normativa comunitaria sea de 12 meses no los 18 propuestos al Real decreto, que se consideran excesivos y no justificados.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Palma aprobará previsiblemente en el próximo pleno de día 26 de enero, esta misma semana, la nueva Ordenanza Municipal de Residuos y Limpieza, que establece entre otras medidas, la prohibición de la distribución de bolsas de plástico ligeras en comercios y otras actividades. Esta medida se hará efectiva el mes de enero de 2018, después de un año de transición y de trabajo conjunto con los sectores afectados.

Estas medidas incorporadas a la Ordenanza y los argumentos presentados a las alegaciones del Real decreto del Ministerio, están en la línea de la preocupación del Ayuntamiento de Palma por el impacto ambiental de las bolsas de plástico, y por la obligación legal de cumplir con aquello que establece la directiva europea en la materia.

A diferencia de la materia orgánica, el plástico no «desaparece» nunca en la naturaleza y se acumula en el medio ambiente, y en particular en los océanos. La luz solar, el agua salada y las oleadas desintegran los plásticos en fragmentos cada vez más pequeños.

Las partículas de micro-plástico llegan al mar y se acumulan en altas concentraciones en las zonas costeras poco profundas. Larvas de algunas especies marinas acaban comiendo sólo plástico e ignoran su fuente de alimento natural, el zooplancton. El ser humano, al estar en la cúspide de la pirámide trófica, no está exento de los peligros que comporta esta grave contaminación. Algunos de los aditivos tóxicos del plástico, como el potente disruptor endocrino bisfenol A. son capaces de alterar el sistema hormonal de los humanos y puede llegar a nuestro organismo a través de la ingesta de pescado o marisco. Este producto químico se utiliza para fabricar todo tipo de plásticos policarbonados, latas de alimentos o bebidas, recibos de compras o extractos bancarios, CD e, incluso, biberones.

Además, Palma es una ciudad que vive cara a la mar, donde el turismo y el uso social del litoral es muy importante, por eso es fundamental reducir la contaminación de nuestras aguas y evitar los efectos ambientales de la presencia de plásticos en nuestras costas.

Comentarios